Anuncios

SONY DSC

El corazón del turpial

Por: Frank Calviño 

El turpial es un pájaro chiquito y su corazón, como sucede con los animales pequeños, late a mil por hora. Así late el corazón de aquellos venezolanos que vivieron la Venezuela republicana y que ahora, madres y padres y algunos abuelos, se han visto a recoger maletas y largarse de su hogar, en la etapa final de su vida. Hombres y mujeres que construyeron país y que ahora han tenido que cambiar jubilación por exilio.

En México hay un turpial: la profesora María Luisa Araujo. Su familia es una de las tantas familias fragmentadas fruto del desastre comunista. Ella misma asegura que su familia se “desmembró” una palabra dura, que es el lamento de una madre arrancada de lo que más puede amar una madre en el mundo: sus hijos.

“Tengo un hijo en España, todos tenemos nacionalidad española… el menor sigue atrapado en Venezuela en la espera del pasaporte, el mayor me sacó del país hace dos años y el segundo llegó hace dos meses a México. ¿Crees que perdonaré a esta gente algún día el haber separado a mi familia ? JAMÁS. Nadie puede perdonar lo que le han hecho a las familias venezolanas, ni ahora ni después. Vivir en otro país es vivir todos los días el desarraigo, vivir de los recuerdos, las añoranzas, yo formé 36 generaciones de jóvenes que muchos hoy día están en la política” afirma con un dolor que traspasa el computador por el que hablamos y le llega a uno al alma.

“Yo sentí que huí, que me botaron de mi casa, que me quitaron todo lo que tenía pero no lo material, eso ni me importa, me quitaron mi libertad y el derecho de escoger dónde y cómo quiero vivir. No te imaginas la tristeza del 26 de junio del 2017 cuando me despedí de mis alumnos de la Universidad Monte Ávila, lloramos juntos y prometimos seguir en contacto, cosa que hemos hecho e incluso nos hemos visto algunos aquí en México y unimos nuestras lágrimas al evocar clases de historia de Venezuela que les quedaron grabadas. Por uno de ellos te contacte, Tuni fue quien me entusiasmó a escribirte. Cuando íbamos a las marchas juntos les decía: la clase de hoy la damos en la calle y así juntos, de la mano, bandera en alto caminábamos… y vi morir algunos. Recordaré las travesuras de Miguel Castillo y otros más que pasaron por mi vida y hoy yacen bajo la grama del cementerio del Este. Le doy gracias a Dios a mi hijo mayor y a este país que me acogió, pero mi retina está lejos, muy lejos… a más de 5.000km entre los cielos más azules que jamás he visto”

Su relato es el de muchas madres, que no conciben vivir fragmentadas con el corazón por pedacitos, regado por medio mundo. De más está decir que a la profe María Luisa no es necesario preguntarle “¿Volverías?” Es evidente que su corazón nunca ha dejado a Venezuela.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Youtube: https://www.youtube.com/c/DiásporaVenezolana

Instagram: https://www.instagram.com/diasporavenezolana

Twitter: https://twitter.com/diaspvenezolana

Facebook: https://www.facebook.com/DiaspVenezolana

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: