Anuncios

No hay visa para ese sueño.

Por: Frank Calviño 

En España hay miles de historias. Decenas de miles, cientos de miles, exactamente más de 250.000 historias. España ha sido uno de los grandes puertos de llegada para los exiliados venezolanos. Por eso comenzamos por ahí.

Y queremos empezar primero por lo difícil, por lo malo, por el fracaso. En Nueva Numancia vive una familia de venezolanos que me ha contactado a través de mi página El Susurro de las Cadenas. No están felices, no están contentos, sienten que nunca llegarán a ser parte de España: no les gusta la cultura, ni las comidas, ni las actitudes, ni las costumbres de las gentes ibéricas. Afirman que odian a los españoles.

Han preferido que no usemos el nombre de su familia, porque tienen miedo de “tener problemas aquí también”. Salieron de una zona humilde de Venezuela gracias a lo que definen como “la lotería” de tener un papá español. Este único familiar sirvió para que sacaran los papeles del cabeza de familia – de la esposa del ciudadano español – y luego por línea directa de la hija. El camino legal que me narran no es claro, no tiene sentido – no al menos hasta donde mis conocimientos sobre el tema llegan – pero es la historia que ellos quieren contar. Según ellos, están todos legales.

Su aterrizaje en Barajas fue difícil. Los “Gutiérrez” – como le llamaremos – indican que las autoridades ya se pusieron “popi” con ellos, apenas se bajaron del avión. Los tuvieron retenidos por horas, según cuentan, y hasta amenazaron con deportarlos.

Son cuatro: un niño de 8 años la madre y el padre del niño y la abuela, que era la esposa del ciudadano español. Tienen dos años en Madrid y no han conseguido trabajos fijos. El hombre ejerce de camarero, la mujer no trabaja. Se acogieron a la ayuda al inmigrante retornado apenas pusieron un pie en España, pero afirman que les “humillaron” cuando la solicitaron.

DSC02574

“Nos trataron como criminales. Nosotros fuimos ahí a pedir una ayuda que es de uno. No estábamos mendigando. Pero nos pedían una cosa y otra y otra y otra… no chamo… puro cuento. Ala final no nos la dieron, fue pura paja. Por eso me metí a camarero. Yo este país de mierda lo quiero dejar rapidito. Allá en Caracas yo tenía mi carro, mi casita, mis reales. Yo era jefe de recursos humanos en una empresa y no me iba mal. Pero bueno mi mujer pasaba el día quejándose que no se podía salir, que ella no quería correr riesgos, que cómo vamos a criar a la carajita en un país así de peligroso y bueno… al final nos vinimos. Pero no chamo. No estamos contentos, para nada contentos” explica el autodenominado “varón de los Gutiérrez” que llamaremos Pedro.

Presionado para contar su historia en España, Pedro Gutiérrez narra un relato de fracaso absoluto:

“Lo primero que hicimos fue alquilar en Vallecas, no pudimos pagar porque nos pedían 900 euros por un piso cagado de 70 m2. Luego nos tuvimos que ir a Buenos Aires. Tampoco pudimos. Después nos dió asilo un pana en Torre Arias. Luego nos fuimos a Alcalá de Henares porque y que era más barato… no joda pana…eso estaba botado pal quinto coño. Y mientras tanto nada de empleo. Yo matando tigres y mi esposa recogiendo comida en una ONG. Luego descubrimos Caritas y fuimos a pedir ahí. Yo nunca pedí en Venezuela… aquí vivo mendigando… ahora estamos en Nueva Numancia pero ya tengo tres meses sin poder pagar el alquiler. La casera anda arrecha pero yo le dije que se calme que la vaina está jodida. Yo tengo palabra, ala final yo le pago. Ala final siempre pago” dixit Pedro.

Su esposa en Venezuela era enfermera. En España ha intentado ejercer, pero sin revalidar la carrera eso es imposible. En la medida que se revela el relato descubro que los “Gutiérrez” votaron por Chávez y por Maduro. Me entero también que sus vecinos en Buenos Aires les denunciaron por “poner la música muy alta” y que Pedro ha sido detenido un par de veces por “no cargar los papeles encima” cosa que según él pasa porque los Policías Nacionales “se pasan de maricos”.

Le pregunto si volvería y me responde que si tuviera el dinero se iría ahora mismo. Me indica que se siente atrapado. Que culturalmente no entiende a los españoles. Que todo parece ofenderlos. Que lamenta, profundamente, haberse venido porque ahora no tiene dinero para regresar y que se emocionó sinceramente cuando escuchó al gobierno Chavista proponer “misiones de rescate” para pagar el retorno de los inmigrantes. Su sueño es que Guaidó cumpla con eso también, en caso de producirse la transición, y que una de las primeras acciones del nuevo gobierno sea subvencionar el retorno de los exiliados. Nos despedimos.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Youtube: https://www.youtube.com/c/DiásporaVenezolana

Instagram: https://www.instagram.com/diasporavenezolana

Twitter: https://twitter.com/diaspvenezolana

Facebook: https://www.facebook.com/DiaspVenezolana

Anuncios

10 thoughts on “No hay visa para ese sueño.

  1. Por Dios! Soy venezolana y no tengo esa opinión de España! Tengo 4 años aquí y he pasao lo mío, pero hay gente que quiere llegar triunfando de una vez y la cosa no es así…. Hay que tener humildad para ir poco a poco… Pienso que son unos malagradecidos! Y que no todos los venezolanos pensamos así!

    1. Estamos totalmente de acuerdo contigo Mary. Esta es la primera de 6 historias que publicaremos. Son experiencias y no todas son iguales.

  2. Personas que no se sacan el bendito «Chip»y creen que pueden hacer todo lo que hacían aquí,personas que se van pensando solo que un pasaporte comunitario le dará estabilidad a apenas llegar y como dicen en el comentario anterior de Mary ante todo humildad.

    1. Así es Julio. Si no se cambian los esquemas de pensamiento al emigrar, se está condenando al fracaso la experiencia migratoria. Hay que adaptarse.

  3. Lamentable, personajes como ese “señor” son con los que lamentablemente nos meten a todos en un mismo saco, solamente el verbo y las expresiones al hablar ya dejan mucho que desear, nadie dijo que sería fácil, y creo que todos tenemos una historia que contar, pero a españa se le agradece la hospitalidad y el espacio para poder crecer en este país, eso siempre tiene que prevalecer.

    1. Totalmente de acuerdo contigo Jennifer. En una hora, publicaremos la segunda historia de este trabajo de nuestro colega Frank Calviño.

  4. Frank,

    Gracias por compartir esta historia. Me entristeció, por una parte, escuchar esta historia porque refleja algo oscuro y triste del venezolano. Si está persona se expresa de esta forma siendo profesional dificulto mucho que se pueda adaptar a una cultura nueva. Con esas maneras y modales por supuesto los españoles (o cualquier otra nacionalidad se va ofender). Imagino que también la frustración, la realidad, el hambre y las responsabilidades te golpean y este pobre hombre no puede más que sentir frustración. No es fácil ir a otro país y comenzar de cero. Especialmente si has crecido en Venezuela y nunca has estado relacionado o interesado por la cultura del país que te acoge. Le deseo mucha suerte a él y a su familia. Pero sobre todo le sugiero se evalúe así mismo y piense como puede cambiar un poco su actitud a un tono mas positivo. “Pedro” no te enfoques en lo negativo por favor. Levanta la cara y has pequeños cambios en tu día día. Se que puedes!
    Frank gracias por compartir esto nuevamente. Siempre queremos oír historias hermosas pero a veces la realidad es esta, así como la presentas, cruda y ruda!

    1. Hola Julie, por experiencia personal te puedo decir que el éxito migratorio tiene que ver con la actitud positiva, con enfocarnos en lo bueno y no en lo que hemos perdido saliendo de nuestro país. Mucha gente no supera el duelo de haber dejado el país y sus sueños y planes se frustran una y otra vez. Cambiar la actitud puede traer grandes cambios pero a veces las personas son incapaces de verlo. Gracias por tus palabras. Hoy compartimos la segunda parte de este trabajo de Frank. Espero que también lo disfrutes. Un abrazo.

  5. Quedo impactado…. Parece una historia sacada de la web del chiguire bipolar, pero lo cierto es que me he encontrado con venezolanos que tienen ésta conducta y quiero pensar que es una casualidad pero son de estos que pidieron PATRIA y fueron los primeros en salir corriendo de ella.

Responder a Jennifer Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: