Sáb. Oct 31st, 2020

A la memoria del Dr. Pedro Marín.

La historia del neurocirujano Pedro Marín, inmigrante venezolano en España.

Por: David Alejandro Malavé

Otro médico venezolano, fallece en España en la lucha contra el Coronavirus.

Se trata del Dr. Pedro Marín, un hombre notable, ejemplar médico y padre de familia, quien entregó su vida en esta lucha por ayudar a los que sufren la pandemia por el COVID19. Deja a su esposa, médico obstetra y a dos hijos pequeños. 

Tuve el privilegio de conocer al Dr. Marín y puedo dar cuenta de su calidad humana y su valentía ante las adversidades de la vida. Lo conocí en las más insólitas circunstancias, trabajando como cocinero en el restaurant “La Candelita”, que por años llevaron la hija de mi esposa y sus socios en el céntrico barrio de Chueca. 

Pedro Marín a diferencia de muchos emigrantes, llegó a España con papeles y ciudadanía, puesto que su padre era nativo de Jaén. Contaba con la ciudadanía europea, sin embargo, no con los medios para sostener una vida cómoda. 

Sus ahorros y trabajo se los habían devorado la hiperinflación que por años ha padecido Venezuela. Como muchos de nosotros, un día se cansó de la inseguridad económica y personal que nos ha traído la desgracia llamada socialismo del siglo XXI, y aprovechando el pasaporte obsequio de sus ancestros y pensando en un mejor futuro para sus hijos, decidió venirse a probar suerte con su familia. 

También como a todos los que emigramos, le tocó la dura realidad de descubrir, que papeles o no en mano, cuando te trasplantas a otra sociedad, pierdes todo tu mundo de relaciones y debes abrirte paso desde muy abajo.

El título de médico y tus especialidades, no tienen el mismo valor que en tu país de origen donde estudiaste, y primero están los que han nacido y hecho su vida aquí y luego los recién llegados. Es decir una cosa es ser europeo, otra contar con papeles de el viejo continente. 

La corta vida de Pedro, es asombrosa y digna de admiración. Para poder alimentar a su familia, y cuidar de sus hijos hizo de todo: trabajó recogiendo cosechas de frutas, llegó a montarse en un camión lleno de inmigrantes indocumentados para trabajar limpiando campos en Segovia o La Mancha, para la siembra de trigo, lo que fuera por dar de comer a sus hijos, porque también formaba parte de su herencia familiar la noción de que jamás trabajo alguno es indigno, sino siempre un camino de elevación, de transformación. 

Como muchos médicos, le encantaba el buen comer y en Venezuela había hecho cursos de vinos, gastronomía y cocina. Un día se animó a pedirle a nuestro chef en “La Candelita”, Manuel López, que le dejara probar a ver si servía en la cocina y tuvo suerte porque contaba con el talento y la constancia para el duro trabajo de una cocina para el público (Yo que amo cocinar, sé muy bien que no es lo mismo hacerlo en casa para familia y amigos que para un público en restaurante). 

Mientras trabajaba  desde temprano hasta altas horas de la noche, seguía paciente y tercamente insistiendo en conseguir un puesto como médico, abriéndose  paso en la jungla burocrática del sistema de salud español y tanto insistió que le contrataron en el hospital de Úbeda, en la provincia de Jaén, de donde era su padre, pero no como el neurocirujano que había sido en Venezuela, sino como médico de emergencia, es decir  “un soldado raso¨, un recién graduado encargado de recibir y filtrar las emergencias para luego presentarlas a los especialistas de jerarquía. 

No titubeó, aceptó con humildad lo que la suerte le deparaba pues si bien amaba la cocina, su pasión era la medicina, y también el puesto le abría mejores expectativas de ingresos y estabilidad para su familia. 

Al poco tiempo de trabajar, creo que no habían pasado ni quince días nos llamó de Jaén, para contarnos que el servicio de Cirugía luego de constatar sus habilidades y pericia lo tomaba en su plantilla, y que ya le habían puesto el ojo como neuro cirujano en la provincia andaluza. 

Pedro fue poco a poco progresando dentro de la estructura hospitalaria, y con mucho esfuerzo esperaba volver a ser lo que había sido en Venezuela. Y nos llegó la peste del coronavirus, lo que muchos alertábamos como una terrible pandemia, pero la soberbia las autoridades se empeñaban en disminuir, obnubilados como han estado por complacer compromisos ideológicos. 

Por supuesto, Pedro salió de inmediato a sumarse a las filas de quienes en primera línea enfrentaron al Coronavirus, cuando todavía se empeñaban los poderosos en calificarla como una “simple gripecita” que si acaso tendría una incidencia de unos dos casos en España. 

Pedro fue al frente sin saber con que nos enfrentábamos porque China no informó bien y/o ocultó información, o la tergiversó, porque la OMS no aceptó los reportes de la transmisión persona a persona que hizo Taiwan, o porque lo importante era la imagen de China como país con una excelente gerencia de los problemas de salud. 

Sin embargo, Pedro fue al frente, sin un equipo de protección adecuado, sin las mascarillas adecuadas, sin las lentes de protección, con una simple bata y mascarilla de papel, pero sabiendo que su deber y juramento hipocrático le obligaban a atender a todo el que sufre y pide ayuda, mientras los vivos y enchufados que en todos lados abundan hacen negocio y dinero con la compra de insumos, equipos de protección y pruebas diagnósticas. 

El final trágico de esta historia, es que Pedro enfermó, no sabemos si tuvo la mala suerte de estar en el porcentaje que hace la forma extrema de la enfermedad o si fue demasiada la carga viral que contrajo por falta de adecuada protección. Lo cierto es que Pedro, hoy es cadáver, uno más de los ya casi 25 mil que se han contado oficialmente en España, dejando fuera a un montón de ancianos que han fallecido en residencias y ancianatos, sin ser computados como tales porque no se les hizo prueba de COVID19 ( todo el que sabe algo de epidemiología entiende han muerto por la pandemia y como tal deben ser registrados, pero los números hay que maquillarlos). 

Pedro se fue, dejando a su esposa y dos pequeños hijos, y un vacío en el hospital en el cual trabajaba, porque los neurocirujanos no salen de sombreros de mago, en cambio los políticos, no solo abundan, uno va teniendo la sensación de que incluso sobran, estorban, son parte del problema, de la pandemia, lamentablemente. 

Pedro Marin no es el único médico venezolano que ha entregado su vida en esta lucha, también está el Dr. Nerio Valarino, quien falleció en Murcia, y fue despedido como un héroe por el personal del hospital y otros según me voy enterando. 

Después algunos me preguntan por qué estoy tan molesto con un gobierno que ha dejado a los empleados hospitalarios desprotegidos, que si me he vuelto de derechas. Lo siento, esto no es un problema ideológico o de defender posiciones políticas o mantener a costa de lo que sea la popularidad de un gobierno que desde el principio ha sido muy torpe e irresponsable con el manejo de esta crisis. 

Es un problema de vivir o morir, de mandar a la gente al matadero u ofrecerle por lo menos la garantía de una protección adecuada y seguridad laboral, es un problema de derechos humanos, es un problema de Humanidad. 

¡Adiós Pedro!, ¡Adiós Nerio!, tengan muy buen viaje.

¡Gracias por vuestra entrega, gracias por el ejemplo de sus vidas! 

Gracias por hacer lo imposible porque los demás sigamos vivos.

No olvidaremos porque olvidar, sería dejarlos morir dos veces.

Síguenos en nuestras redes sociales:

Youtube: https://www.youtube.com/c/DiásporaVenezolana

Instagram: https://www.instagram.com/diasporavenezolana

Twitter: https://twitter.com/diaspvenezolana

Facebook: https://www.facebook.com/DiaspVenezolana

 

2 thoughts on “A la memoria del Dr. Pedro Marín.

  1. Muy triste la muerte de cualquier ser humano , lo es más la de un médico formado en un país donde comer y tener derechos es una odisea, el colega superó todos los obstáculos en su formación y su país lo expulsó, lo mandó a irse tras un futuro que merecía por derecho y por esfuerzos !

  2. Lo siento una barbaridad!
    Conocí a D.pedro en urgencias de Úbeda atendiendo a mi padre.Jamas vi tanta entrega al reconocer a un hombre tan mayor,y con varias patologías.
    Como mi padre tiene poca movilidad,pidió una camilla para poder explorarlo perfectamente, además de que buscaba la comodidad del paciente,no quedó prueba que hacerle y el cariño y la preocupación a lo largo de la noche fue constante.

    Descanse en paz! Y muchísima fuerza a la familia

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: